Tráfico | T 61° H 50%

Estados Unidos | Noticias

El Consejo de Seguridad da “apoyo unánime” a Irak pero no trata intervención

WUVN News
06/12/2014 3:37 PM
Actualizada: 06/12/2014 5:31 PM

Naciones Unidas, 12 jun (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU se esforzó hoy por dar una imagen unida y envió su “apoyo unánime” al Gobierno de Irak en su lucha contra el terrorismo, aunque le urgió a recuperar la unidad nacional y no trató una posible intervención externa.

Los quince miembros del Consejo discutieron la grave crisis de Irak en una reunión extraordinaria, con una presentación del enviado especial de Naciones Unidas al país, Nikolay Mladenov.

La reunión se celebró mientras desde Irak llegaban nuevas noticias sobre la continuación de la ofensiva de los yihadistas del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL, próximo a Al Qaeda), mientras que unidades kurdas se hicieron con el control de la ciudad de Kirkuk para combatir a los insurgentes ante la inactividad del Ejército.

Mladenov señaló que hubo una “rápida desintegración” del Ejército iraquí en el norte del país ante una “fuerza sustancial” de yihadistas que se han dirigido “rápidamente” hacia el sur, según explicaron a Efe fuentes diplomáticas.

Añadieron que el enviado especial también alertó sobre las graves consecuencias humanitarias, “más allá de nuestras expectativas”, con unas 500.000 personas que han huido de Mosul tras su toma de control por el EIIL.

Y el Consejo dio un respaldo total al Gobierno del primer ministro Nuri al Maliki (chií), según dijo el presidente de turno, el embajador ruso, Vitaly Churkin, al presentar a la prensa las conclusiones.

“Los miembros del Consejo de Seguridad están unidos en su actitud hacia la situación en Irak” y mostraron “su apoyo unánime al gobierno y al pueblo de Irak en su lucha contra el terrorismo”, destacó Churkin.

Entre discusiones en Estados Unidos sobre la posibilidad de intervenir con ataques aéreos en apoyo al Gobierno e informaciones sobre la presencia de tropas iraníes en suelo iraquí para apoyar a Bagdad, Churkin aseguró que “no se trató” la cuestión de una hipotética acción militar exterior.

Añadió que existe “preocupación” en el Consejo acerca de que esta ofensiva del EIIL se ha debido a la falta de acuerdo entre suníes y chiíes, aunque también kurdos, en el Gobierno iraquí, tal como lo reflejó Mladenov.

El enviado especial recalcó que la crisis no es solo un problema militar, sino que muestra que los suníes “se sienten apartados y hay que reintegrarlos”.

Por ello, insistió en que hace falta “un diálogo inclusivo” entre las distintas comunidades religiosas y los partidos políticos, y en este sentido señaló que el nuevo parlamento ofrece “una oportunidad nueva” para solucionar los problemas de gobernabilidad que afectan al país desde hace tiempo.

“Lo más urgente es alcanzar algún tipo de acuerdo entre las principales fuerzas políticas para hacer más fácil la lucha contra los terroristas”, subrayó el embajador ruso.

Churkin precisó que, según explicó Mladenov, “no hay peligro inmediato” de que la violencia se extienda a Bagdad, ya que la capital “está bien protegida y el Gobierno tiene el control”.

El embajador ruso aprovechó para señalar, personalmente, que este resurgimiento de los extremistas ligados a Al Qaeda demuestra “claramente que la guerra contra el terrorismo no ha terminado”, en un aparente dardo contra Estados Unidos y el Reino Unido por las consecuencias de su invasión de Irak de 2003.

Churkin, cuyo país ha defendido al régimen sirio en la ONU, insistió en que muchos de los terroristas actualmente en Irak “han llegado desde Siria”, aunque otros han llegado desde diferentes lugares.

En este sentido, Mladenov apuntó que entre los rebeldes no está solo el EIIL, sino que también hay antiguos oficiales del movimiento Baaz (de Sadam Husein) y hay “muchos insurgentes que viene de muchas partes del mundo”.

Sin embargo, y si bien en el Consejo ha habido en los últimos años agrias disputas sobre el conflicto en Siria y sus posibles consecuencias regionales, en la reunión de hoy no hubo ataques ni reproches entre los miembros del organismo por esta cuestión, según aseguró la fuente diplomática.