Tráfico | T 68° H 39%

Estados Unidos | Noticias

Presidente de Costa Rica buscará una “intensa” relación con China y Cono Sur

WUVN News
06/12/2014 3:15 PM
Actualizada: 06/13/2014 12:30 AM

Washington, 12 jun (EFE).- El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, aseguró hoy que durante su mandato buscará mantener la ya “intensa” relación de su país con China e impulsar los lazos con el Cono Sur, además de adoptar lo que definió como “populismo del bueno” con el fin de conectarse más con la población.

Solís, quien asumió la Presidencia hace apenas un mes, aseguró además durante su visita a Washington que su Gobierno no apostará por legalizar la marihuana como ha hecho Uruguay y dos estados de EE.UU. (Colorado y Washington), aunque quiere “que el asunto se debata públicamente”.

“Los mayores problemas que tenemos por el crimen violento no están asociados con el comercio de marihuana. Y dada la posición en la que se encuentra Costa Rica y la geopolítica de la cuenca caribeña, no creo que sea algo sabio movernos en esa dirección en Costa Rica”, afirmó en el centro de estudios Diálogo Interamericano.

Después de tres días centrados en la búsqueda de inversión exterior durante su visita a California y Nueva York, Solís aprovechó su parada en Washington para plantear sus prioridades en política exterior, que consisten en potenciar la relación con sus vecinos mediante el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y mantener buenos lazos con EE.UU., la Unión Europea (UE) y China.

“Tenemos una intensa agenda con China. Costa Rica es el único país de Centroamérica que tiene relaciones diplomáticas con China, y en ese sentido tenemos proyectos que son importantes para los dos”, dijo Solís en una conferencia en el centro Diálogo Interamericano.

Aseguró que su Gobierno aún está “revisando con mucho cuidado” los proyectos con financiación de China que heredó de la Administración anterior, y que al respecto quiere mejorar el diálogo con Pekín para “clarificar” lo que Costa Rica espera de ellos.

Entre ellos, consideró que el más importante que se debate es el que ampliaría una carretera “que permitiría la importación de bienes de Nicaragua a Puerto Limón” en el Caribe.

Además, indicó que estudia los planes de adhesión de Costa Rica a la Alianza del Pacífico que emprendió el Gobierno de su antecesora, Laura Chinchilla, y quiere trascender las relaciones tradicionales que su país ha mantenido con el centro y el norte de América.

“Queremos una visión de política exterior que también mire al sur, en un intento de implicarnos en asuntos hemisféricos que incluyan la política del Cono Sur, que es algo que no hemos hecho bien en el pasado”, explicó el mandatario.

Solís, del centro-izquierdista Partido Acción Ciudadana (PAC), es el primer presidente costarricense en 60 años que no procede de los dos principales partidos del país, y deberá gobernar con una presencia reducida de su formación en el Congreso.

“Me dieron un mandato muy fuerte, pero también la responsabilidad de ejercerlo en el contexto de un Congreso muy dividido, y eso no es un accidente; es como la gente lo quiso. Yo lo entiendo como un llamado al diálogo social”, indicó.

Preguntado por su estrategia para no caer en el nivel de impopularidad con el que Chinchilla finalizó su mandato en mayo, Solís señaló que pretende tener “más contacto con la gente”.

“Creo que la gente quiere eso del presidente. Hay una necesidad de hacer la política más cálida. Algunos dirán que eso es populismo; pues sí, pero es populismo del bueno”, sostuvo.

“Yo soy el empleado de la gente que me eligió, tengo que escucharles, hablar con ellos (…). Quiero que mis ministros salgan, que vean y experimenten los problemas de la gente. Y estoy convencido de que se puede hacer eso sin convertirse en un populista en la forma tradicional”, aseguró, y opinó que Chinchilla estuvo “algo desconectada” de los ciudadanos desde que llegó al poder.

Respecto a la lucha contra la corrupción, aseguró que habrá una reforma fiscal para “transformar el IVA” y mientras tanto, “se recaudarán mejor los impuestos”, porque la tasa actual de evasión “supera el 50 % y eso es escandaloso, no es aceptable”.

Solís no tiene previstas reuniones en Washington con funcionarios del Gobierno del presidente Barack Obama, pero sí con senadores del Comité de Asuntos Exteriores y hablará ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En tanto, poco después de reconocer ante el Diálogo Interamericano que “la desigualdad ha crecido en Costa Rica”, Solís participó en una reunión del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL), a quienes dijo que el modelo económico vigente “ha sido exitoso para generar riqueza, pero también ha concentrado esa riqueza en exceso”.

“Sin un esfuerzo explícito, la brecha va a continuar agrandándose”, advirtió el mandatario.