Tráfico | T 59° H 87%

Estados Unidos | Noticias

Kaymer cede poco terreno a los estadounidenses

WUVN News
06/14/2014 11:04 PM
Actualizada: 06/14/2014 9:30 PM

Pinehurst (EE.UU.), 14 jun (EFE).- Aunque el golfista alemán Martin Kaymer no ha podido mantener el ritmo de los primeros dos días, sólo ha cedido un golpe de ventaja a sus perseguidores estadounidenses durante la tercera jornada del Abierto de golf de Estados Unidos, que se disputa esta semana en Pinehurst (Carolina del Norte).

Kaymer no logró la hazaña de los cinco golpes bajo el par de los dos días anteriores, pero se anotó un ‘eagle’ en el quinto hoyo y un ‘birdie’ para terminar, que frustraron las ilusiones de los destacados de aproximarse al alemán.

El golfista alemán acabó la tercera jornada con un total de ocho bajo el par, a cinco golpes de los estadounidenses Rickie Fowler y Erik Compton.

Fowler y Compton lograron las dos mejores rondas del día, con tres golpes bajo el par. De hecho, fueron los únicos que pudieron entregar una tarjeta con números rojos en la tercera jornada, en la que la Organización de Golf de Estados Unidos (USGA) procuró poner las banderas en posiciones “muy, muy complicadas”, en palabras del propio Kaymer.

A la sombra del golfista alemán, la cabeza de la clasificación está dominada por estadounidenses, con la excepción del sueco Henrik Stenson, que ocupa el cuarto puesto.

Han quedado atrás muchos de los favoritos, como el australiano Adam Scott (+3), el norirlandés Rory McIlroy (+3), el estadounidense Phil Michelson (+5) y el español Sergio García (+6).

Martin Kaymer saldrá el domingo a defender su liderato acompañado de Rickie Fowler en el recorrido cada vez más pendenciero de Pinehurst, que, por primera vez en la historia de esta competición, acogerá también el Abierto de golf femenino estadounidense a partir del jueves.

De hecho, las golfistas han empezado a llegar a Pinehurst para tomar nota de las dificultades del campo y presenciar el último día del US Open. El domingo las competidoras del torneo femenino darán una inusitada nota de color a la zona de prácticas, que van a compartir con Kaymer y el resto de los destacados, antes de que salgan a disputar la última jornada del Abierto de golf estadounidense.