Tráfico | T 31° H 57%

Espectáculos | Noticias

El Museo Reina Sofía reconstruye la pluralidad de mundos de Richard Hamilton

WUVN News
06/25/2014 9:20 AM

Madrid, 25 jun (EFE).- Fundador del arte pop, Richard Halmilton, estudio a lo largo de su trayectoria una amplia variedad de temas que le llevaron a crear una pluralidad de mundos que el museo Reina Sofía reconstruye en la más extensa exposición retrospectiva organizada sobre el artista británico.

El propio Hamilton poco antes de morir en septiembre de 2011 participó en el diseño de la muestra junto a los comisarios Vicente Todolí y Paul Schimmel y, salvo por tres obras que finalmente no han viajado a Madrid, “esta sería la exposición que él hubiera querido”, según la viuda del artista Rita Donagh.

Las grandes salas de la tercera planta del Reina Sofía, divididas en habitaciones, son el espacio más idóneo para mostrar la pluralidad y complejidad de la obra de Hamilton, quien para esta exposición permitió que se reconstruyera por primera vez desde que fue creada en 1951 “Growth and Form”.

Doscientas setenta piezas recorren más de sesenta años de trabajo, desde sus inicios en la década de los cuarenta hasta algunas de las obras que hizo antes de morir, como “Shock and Awe”, de 2010, en la que retrata a Tony Blair como pistolero de “western”.

El trabajo de Hamilton partía de la observación y de la colaboración con otros artistas y tuvo en Marcel Duchamp su gran referencia.

“A partir de esta relación nos damos cuenta de la importancia que le daba a la yuxtaposición de imágenes y al lenguaje”, comentó el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel.

En su opinión, Hamilton es el padre del pop europeo, “pero es mucho más. Era una gran artista capaz de entender el mundo moderno y el postmoderno; que entiende la importancia de la vigencia de la pintura al mismo tiempo que entiende una sociedad basada en el consumo y en los objetos en serie”.

La organizada en el Reina Sofía “es una exposición de exposiciones” en la que además de “Growth and Form” se han reconstruido siguiendo los archivos de Hamilton “Lobby”, “an Exhibit”; “This is Tomorrow” y “Man, Machine and Motion”, esta última propiedad del museo, recordó Borja-Villel al que le unía una amistad de años con Hamilton.

Esta reconstrucción de las instalaciones es la estructura central de la muestra, comentó Vicente Todolí, quien destacó la gran importancia de “Growth and Form”, una obra histórica, muy avanzada a su tiempo, en la que se pueden ver el interés del creador por el mundo científico y por el artístico.

“Hamilton se había negado siempre a que se reconstruyera; le dijimos que era fundamental para esta exposición y finalmente accedió”, recordó.

Cada periodo de la vida de Hamilton “parece tener una base conceptual muy fuerte. Tenía gran facilidad para trabajar diferentes disciplinas de forma maravillosa”, según Paul Schimmel.

Además, era un artista muy generoso que buscaba a otros artistas para colaborar con ellos. “Duchamp es fundamental para él. No conozco a ningún otro como Hamilton que decida dejar de lado lo que hace y dedique un periodo de su vida a otro artista”.

El comisario comentó la importancia que le daba a comprender la palabra, los conceptos. “En él empieza el concepto de ‘pop art’. Comprendió y escribió lo que significaba este movimiento, pero no solo es el hombre que nombra por primera vez el ‘pop art’, sino que es el primer artista posmoderno”.

Estuvo en estos dos mundo y se convirtió en un “magnífico puente entre el amor por el arte moderno y el sentido de que todas las cosas son iguales y que no existe jerarquías entre pintura, grabado, fotografía”. Este es el gran legado de un artista que fue también precursor del apropiacionismo, la instalación y otras tendencias cultivadas posteriormente

En la exposición, en la que ha colaborado la Fundación Abertis, se pueden contemplar pinturas, grabados, dibujos, fotografías, impresiones informáticas, obras de diseño industrial y réplicas.

En todos ellos abordó géneros como la naturaleza muerta, el retrato, la representación figurativa, el paisaje, los interiores, la pintura histórica, la propaganda política, la iconografía religiosa y la apropiación de elementos de la cultura popular y de la historia del arte.

Emblemáticas obras como la carátula del doble disco “White Album” de The Beatles o la serie Swingeing London 67, en la que pintó a Mick Jagger y el marchante de arte Robert Fraser, con esposas, tras una redada antidrogas, se pueden contemplar en un recorrido en el que se exhiben también sus series “My Marilyn, Interior”, “The Solomon R. Guggenheim” o las reproducciones de Duchamp.

La muestra finaliza con una obra sin título fechada cuatro días antes de morir en la que Hamilton se inspira en el relato de Balzac “La obra maestra desconocida”.