Tráfico | T 49° H 86%

Espectáculos | Noticias

Protestas en Polonia por cancelar una obra de Rodrigo García por blasfema

WUVN News
06/27/2014 10:55 AM

Varsovia, 27 jun (EFE).- El mundo del teatro de Varsovia protesta hoy contra la decisión del festival de Poznan de retirar del cartel la obra “Golgota Picnic”, del hispano-argentino Rodrigo García, tras las presiones de grupos católicos que la consideran una “blasfemia” y una “burla” de asuntos que para los cristianos son “sagrados”.

La obra de Rodrigo García debería de haber sido representada hoy y mañana dentro del Malta Festival de Poznan (este de Polonia).

“El espectáculo es una blasfemia y se burla de manera grotesca de cosas que para los cristianos son sagradas”, dijo el arzobispo de Poznan, Stanislaw Gadecki, al director del festival, algo que junto con la protesta de grupos ultraconservadores provocó la cancelación de la obra.

La pasada semana el director del festival, Michal Merczynski, justificaba la cancelación de “Golgota Picnic” por los “importantes riesgos de manifestaciones que pueden poner en peligro a los espectadores, los actores y terceras personas”.

Aunque sectores católicos de Polonia han calificado la obra de “anticristiana”, su director asegura que no es un ataque contra valores cristianos, sino una metáfora sobre la última cena que representa la última comida de la humanidad y de la sociedad de consumo.

Como protesta por la cancelación de esta pieza, en algunos teatros de Varsovia se proyectarán hoy grabaciones de trabajos de García sobre Cristo y actores leerán sus textos en varias localidades polacas.

Los organizadores de esta iniciativa señalaron hoy en un comunicado que la cancelación de “Golgota Picnic” es consecuencia de la presión de los círculos de la ultraderecha y la Iglesia Católica, que pidieron abiertamente intimidar a los organizadores a través de una manifestación que provocase la cancelación.

Para los grupos teatrales que protestan contra la prohibición de la obra de García, en Polonia existe una “censura ideológica”.

El estreno de la obra en Francia en 2011 generó también entonces fuertes protestas de los sectores católicos integristas galos.