Tráfico | T 50° H 86%

Espectáculos | Noticias

Stevie Wonder en Montreux es el regalo póstumo del sucesor de Claude Nobs

WUVN News
07/04/2014 5:01 AM

Ginebra, 4 jul (EFE).- Durante cuarenta y siete años, el fundador del Montreux Jazz Festival, Claude Nobs, intentó sin éxito que Stevie Wonder se subiera al escenario de uno de los certámenes más reputados del mundo, un sueño que en esta edición ha hecho realidad su sucesor, Mathieu Jaton, y que dedica a su mentor.

“Claude lo intentó durante años, pero nunca coincidían las fechas. Stevie Wonder raramente está de gira en julio. Una vez lo perdimos por un día, y finalmente este año lo hemos conseguido. Será un lindo homenaje a Nobs”, explicó en una entrevista con Efe Jaton, director del Montreux Jazz Festival (MJF), que hoy abre sus puertas hasta el próximo 19 de julio.

Tras la súbita muerte de Nobs en enero de 2013 después de sufrir una caída mientras practicaba esquí de fondo, Jaton, que era su fiel colaborador, asumió las riendas del MJF, que este año celebra su cuadragésima octava edición y de cuyo cartel es, por primera vez, absoluto responsable.

“Lo más importante es obtener un equilibrio en la globalidad del programa. Que todos los estilos se complementen. Claro que hay años que hay más blues, más rock o más latino, pero eso también depende de si hay más o menos gente de gira. Yo intento que haya una mezcla pero también que haya coherencia y, al final, un equilibrio”.

Dos nombres destacan con fuerza en el cartel de este año, el eterno Wonder y la estrella del momento, Pharrell Williams.

“En ambos casos las entradas se vendieron en tres minutos. Es increíble. Espero que los adultos que han comprado las entradas de Williams sepan tararear algo más que ‘happy’”, dijo, riendo, Jaton, en referencia al éxito planetario del joven.

A pesar de que las entradas se agotaron en 180 segundos, los fans de ambos artistas tendrán la oportunidad, como siempre, de poder comprar una de las 100 entradas que se ofrecen la misma noche del concierto.

“Lo hacemos para evitar la reventa, y que le pidan a la gente precios desorbitados por una entrada. Los tiques costarán lo mismo que en internet, y así quien pueda y quiera podrá adquirir uno de último minuto”.

Precisamente, hablando de precios se impone recordar los entre 185 a 450 francos suizos (de 208 a 507 dólares) que pagarán los fans de Wonder que quieran disfrutar el concierto sentados.

“Los precios son impuestos por la demanda y por el caché del artista” -contesta Jeton- y se apresura a recordar que el MJF es una fundación sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es lograr “simplemente el equilibrio de las cuentas”.

El año pasado gastaron 26 millones de francos (29,1 millones de dólares) para un festival de 18 veladas y lograron cuadrar las cuentas. Este año hay dos noches menos y el presupuesto asciende a 25 millones de francos (28 millones dólares).

Un monto que servirá para contratar a más de un centenar de artistas, algunos antiguos conocidos del festival, como el eterno Van Morrison, que ya ha actuado más de 15 veces en el MJF, volverá este año, tras una ausencia de tan sólo 24 meses.

Otros habituales del festival que este año repetirán serán Chris Rea, Jack DeJohnette, Manu Kaché, Lee Riternour, Jamie Cullum, Massive Attack o el acordeonista francés Richard Galiano.

La escocesa Amy McDonald que abrirá este año las puertas se sube al escenario de Montreux por tercer año consecutivo.

La presencia latina será un reconocimiento al “oído” del guitarrista y productor español Javier Limón, dado que tres de los cuatros espectáculos llevan -en origen- su firma.

Actuarán la cantante española Concha Buika -su productor durante años-, el pianista cubano Iván “Melón” Lewis -cuyo primer trabajo también produjo Limón- y Magos y Limón, dúo formado por el guitarrista y la cantante mexicana Magos Herrera.

De México también provienen “Rodrigo y Gabriela”, los dos revolucionarios guitarristas que presentarán su extraordinario talento en el MJF por segunda vez.

Destaca la ausencia de artistas brasileños, un vacío no buscado sino fruto de las giras, de la coincidencia del Mundial de Fútbol, “y de la necesidad de alejarse durante un tiempo de un estilo para poder recobrarlo con fuerza pasados unos años”, justificó Jeton.

Y mientas Montreux abre hoy sus puertas, Jetón piensa en 2017, cuando el festival cumplirá medio siglo. “Estamos reflexionando sobre el concepto de base, estamos contactando algunos artistas, pero no le puedo adelantar nada”, concluyó enigmático.