Tráfico | T 30° H 60%

Clima | Estados Unidos | Noticias

El Niño continúa su desarrollo y marcará una temporada tranquila en el Atlántico

WUVN News
07/11/2014 2:00 PM

Miami, 11 jul (EFE).- El fenómeno de El Niño, que inhibe la formación de huracanes en el Atlántico y causa intensas lluvias en América del Sur, se está desarrollando en el Pacífico conforme a los pronósticos y presenta ya “vientos muy fuertes en las capas altas” de la atmósfera en la cuenca atlántica, señaló hoy un meteorólogo.

“El Niño se está desarrollando en el Pacífico y está casi maduro”, dijo a Efe Todd Kimberlain, meteorólogo del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, quien vaticinó que este fenómeno permanecerá activo durante toda la temporada de huracanes, que comenzó el pasado 1 de junio y concluye el 30 de noviembre.

El científico y especialista del CNH, con sede en Miami, explicó que los efectos de El Niño en la cuenca atlántica se constatan ya con la presencia no solo de “vientos cortantes y poderosos en las capas altas y medias”, sino con una “mayor estabilidad en los trópicos”.

Por ello se prevé una “temporada ciclónica reducida en el Atlántico”, especialmente en el sur de la cuenca y en aguas del Caribe, lo que no significa, aclaró Kimberlain, la total inhibición de tormentas y huracanes.

“Esperamos la formación de ciclones tropicales, pero más al norte del Atlántico”, ya que al sur las condiciones meteorológicas van a ser “muy hostiles” a la formación de huracanes, dijo el experto.

Las previsiones difundidas por la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EE.UU. (NOAA) en mayo pasado apuntan a que la cuenca atlántica afrontará una temporada de huracanes que puede convertirse en la más tranquila en 30 años, debido al desarrollo del fenómeno de El Niño en el Pacífico.

La NOAA vaticinó una temporada ciclónica menos activa de lo normal, con la formación de entre 8 y 13 tormentas tropicales, de las cuales entre 3 y 6 llegarían a huracanes, y uno o dos de ellos de categoría mayor.

Hasta el momento solo se ha formado en la cuenca atlántica un huracán, Arthur, que alcanzó la categoría 2 en la escala de Saffir-Simpson, de un máximo de cinco.

De hecho, el primer huracán de temporada en el Atlántico se “formó muy al norte y de una baja presión no tropical”, cuando lo normal es que un huracán se genere a partir de una onda tropical, precisó Kimberlain.

Arthur se formó el pasado 1 de julio como tormenta tropical frente a la costa del centro-este de Florida y, tras transformarse en ciclón, su centro tocó tierra en los litorales de Carolina del Norte y, posteriormente, en Canadá, en la provincia de Nueva Escocia, sin causar víctimas mortales.

“La presión en la superficie en el Atlántico es grande y el aire en las capas medianas y altas de la atmósfera es seco”, una serie de condiciones que, reiteró, determinan una menor actividad ciclónica y “no favorecen la formación de huracanes”.

El pronóstico y análisis del científico del CNH coincide con el informe divulgado este jueves por la NOAA, en el que este organismo señala que el fenómeno de El Niño tiene un 70 % de posibilidades de continuar su desarrollo durante el verano y cerca del 80 % en el otoño y principios de la estación invernal.

Destacaron que las temperaturas de la superficie marina del Pacífico son más altas de lo normal, una señal clara del desarrollo del El Niño, que suele provocar lluvias intensas y estaciones húmedas en la costa americana del Pacífico.

Además, El Niño hará más difícil que los sistemas que se originan en África se intensifiquen, agregó Kimberlain.

Destacó lo inusual que resulta el registro de dos años consecutivos “tan tranquilos y de tan poca actividad ciclónica” como el de 2013 y el previsto para 2014, al tiempo que reconoció la incapacidad de los expertos para explicar en estos momentos con certeza las causas de este fenómeno.