Tráfico | T 46° H 73%

Noticias | Tenis

Djokovic, tras casarse y ganar Wimbledon asegura que “no puedo pedir más”

WUVN News
07/13/2014 10:26 PM
Actualizada: 07/14/2014 1:20 AM

Londres, 14 jul (EFE).- El tenista serbio Novak Djokovic asegura que no puede “pedirle más” a la vida después de ganar este mes su segundo torneo de Wimbledon y contraer matrimonio con Jelena Ristic, publica hoy la revista británica “Hello!”.

El deportista, de 27 años, y Jelena, de 28, novios desde la adolescencia, se casaron ayer en una ceremonia religiosa celebrada en una iglesia en Sveti Stefan, una diminuta península de la costa adriática de Montenegro y rodeados de la familia más próxima.

“Viéndola por primera vez con su vestido de novia, sonriendo y caminando hacia mí, se parecía a un ángel”, declaró “Nole” a la revista del corazón.

Djokovic explicó que durante la ceremonia trató de “memorizar ese momento” y centrar su atención en “ella, en su sonrisa” y en su futuro, añadió en referencia al embarazo de Ristic.

“Estaba muy nerviosa y todo estaba borroso. Yo le veía a través de las lágrimas y empecé a llorar en cuanto le vi”, intervino la recién casada sobre su nuevo marido, número uno del tenis mundial tras adjudicarse el “grand slam” londinense.

Ristic reconoció que estaba tremendamente feliz y que, quizá, el embarazo hace más difícil “controlar las emociones”, al tiempo que se declaró “bendecida” porque “no podría pedir un compañero mejor que él”.

“La boda -agregó la joven serbia- fue todo lo que yo esperaba. Nuestra familia y amigos más cercanos unidos en un paraje precioso celebrando nuestro amor. Fue realmente emocionante e inolvidable para nosotros”.

Por deseo estricto de la pareja, las fiestas nupciales, que se celebraron el pasado miércoles y jueves, también tuvieron lugar en un ambiente de intimidad, sin publicidad ni cámaras, y entre grandes medidas de seguridad, sin que se filtraran ni los nombres de los 140 invitados.

Para Novak, el hecho de que la boda se celebrase después de su victoria en Wimbledon, donde derrotó en la final al suizo Roger Federer, hizo que estos eventos fueran aún “más especiales”.

“Gano Wimbledon y ahora me preparo para ser padre, no podría pedir más”, concluyó el tenista.