Tráfico | T 34° H 40%

Estados Unidos | Noticias

La ONU votará mañana abrir nuevas entradas para la ayuda humanitaria en Siria

WUVN News
07/13/2014 4:40 PM

Naciones Unidas, 13 jul (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto votar mañana una resolución para permitir a las agencias humanitarias utilizar cuatro pasos fronterizos en zonas de Siria controladas por los rebeldes, con el fin de distribuir ayuda entre la población.

El texto -redactado por Australia, Luxemburgo y Jordania- ha sido negociado durante semanas y a priori saldrá adelante, pues no se espera que esta vez Rusia, el principal apoyo del régimen sirio en el consejo, utilice su capacidad de veto.

Según sus impulsores, la resolución permitirá suministrar ayuda humanitaria a más de un millón de personas con necesidades urgentes a causa de la guerra en el país.

Con ella, el Consejo de Seguridad autorizará a las agencias de la ONU y a sus socios humanitarios cruzar las fronteras sirias sin necesidad de autorización por parte del Gobierno sirio.

Lo podrán hacer en cuatro puntos fronterizos, dos desde Turquía, uno desde Irak y otro desde Jordania.

La medida llega después de que la anterior resolución humanitaria de la ONU, aprobada por unanimidad el pasado febrero pare exigir a todas las partes el acceso inmediato de ayuda a la población civil, apenas haya logrado resultados.

De hecho, según los informes mensuales presentados por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, la situación no ha hecho más que empeorar.

Naciones Unidas calcula que hasta 10,8 millones de sirios necesitan ayuda humanitaria, con un aumento de 1,5 millones de personas en esa situación en los últimos seis meses.

El nuevo borrador de resolución continúa, pese a ello, sin incluir un mecanismo para castigar el incumplimiento de las instrucciones del Consejo de Seguridad y, de nuevo, se limita a señalar que podrían tomarse medidas adicionales.

Rusia se ha opuesto hasta ahora a cualquier posible sanción en la ONU contra el régimen sirio y ha vetado con el apoyo de China varias propuestas de resolución que amenazaban con medidas contra el Gobierno de Bachar al Asad.

Rusia también ha dejado claro que se opondría a cualquier decisión bajo el capítulo 7 de la carta de la ONU, que abre la puerta a sanciones o al uso de la fuerza en caso de incumplimiento, por lo que el actual borrador evita esa vía.

El viernes, antes de que culminasen las negociaciones sobre el texto, el embajador ruso, Vitaly Churkin, dijo a los periodistas que no se opondría a la resolución si se eliminaban algunos puntos que para el país suponían dejar la puerta abierta al uso de la fuerza contra Siria en el futuro.

Según Churkin, se trataba de “elementos claramente inaceptables y politizados que no tienen nada que ver con la situación humanitaria”.

Tras los últimos ajustes en la tarde del viernes, se espera que tanto Rusia como China den luz verde al texto.

Las agencias de la ONU han reclamado insistentemente durante meses la apertura de estos nuevos corredores humanitarios y han denunciado las obstrucciones que imponen las autoridades sirias a su trabajo.

Los expertos humanitarios creen que la medida puede salvar miles de vidas en áreas donde hasta ahora la ayuda tenía muchas dificultades para llegar.