Tráfico | T 36° H 67%

Economía | Estados Unidos | Noticias

La radio fue la primera red social, y lo sigue siendo en Puerto Rico

WUVN News
07/16/2014 6:00 PM

San Juan, 16 jul (EFEUSA).- Puerto Rico goza de una de las mayores concentraciones de emisoras de radio del mundo, una industria que sufre también las dificultades económicas que padece la isla pero que, como las redes sociales, tiene en el contenido local y en las tecnologías sus principales aliados.

“La radio fue la primera red social y en Puerto Rico lo sigue siendo”, según el presidente de la Asociación de Radiodifusores de Puerto Rico, Alan Corales, que asegura que “las tecnologías son vitales para afrontar el futuro” de un sector que en la isla emplea a unas 10.000 personas y factura unos 75 millones de dólares, según sus propios datos.

Con 3,6 millones de habitantes y unos 9.000 kilómetros cuadrados (3.515 millas cuadradas), en Puerto Rico sobreviven 128 estaciones, lo que supone una de las mayores concentraciones del mundo.

“Casi literalmente en cada uno de los 78 pueblos de Puerto Rico hay más de una estación de radio”, explica Corales en una entrevista con Efe, en la que defiende que la radio es “uno de los medios de comunicación más efectivos y rápidos en la isla”, al tiempo que “goza de una gran credibilidad”.

“La radio está en el corazón del pueblo y lo ha estado por muchísimos años”, añade este locutor sobre un medio que vivió en Puerto Rico sus primeras etapas.

De hecho, tan sólo dos años después de salir al aire la primera emisora de radiodifusión del mundo, KDKA en Pittsburgh (Pensilvania, EE.UU.) en 1920, se lanzó en San Juan WKAQ. Fue la quinta del mundo.

En opinión de Corales, las 128 emisoras que hay en Puerto Rico -después de un “proceso de consolidación” en los 90- “no son demasiadas”.

“Las estaciones regionales tienen un papel muy importante”, dijo, tras poner el ejemplo de Walo Radio, una emisora AM que “son los reyes de Humacao”, localidad del este de la isla.

Obed Borrero, su propietario, explica a Efe que “hemos hecho de las redes sociales parte de nuestra vida e implementado ajustes para dar la máxima relevancia al factor local, la proximidad, los vínculos personales, que cada vez es más importante, tal y como está demostrando Facebook”.

“Venimos de una familia tradicional regional, pero nos ha pasado lo mismo que ahora está pasando con las redes sociales: La gente quiere saber lo que es relevante en el lugar donde vive, donde le toca”, comenta sobre una emisora que lleva 50 años funcionando.

Las emisoras locales como esta -que emplea a 20 personas- no tienen esa “debilidad” de los medios más grandes: “Vamos al detalle, a lo que ocurre en la calle de detrás de tu casa”.

“La radio local es la primera red social: Aquí todo el mundo llama para reportar que se cayó un poste o un árbol o para preguntar si con la amenaza de huracán se van a suspender las clases”, asegura.

En cualquier caso, reconoce que con la llegada de las nuevas tecnologías esa interactividad se ha trasladado en parte a las redes sociales.

Según dijo, “en muchas emisoras regionales estamos viendo un crecimiento increíble, en algunos momentos incluso insospechado, de conexiones de la gente en nuestras cuentas de redes sociales”.

De hecho, comenta con orgullo que su emisora es la cuarta con más seguidores en Puerto Rico, “siendo una emisora regional y compitiendo de tú a tú con otras grandes”.

Ello permite además que cada vez sean más los oyentes que siguen la programación desde fuera de la isla, algo fundamental para una población que es más numerosa en EE.UU. que en propio territorio puertorriqueño.

“La gente nos sigue por internet desde EE.UU. porque quiere saber qué pasa en el barrio donde vive su familia”, explica Borrero, para reflejar una de las consecuencias del fenómeno de la masiva emigración que vive Puerto Rico.

En cuanto a la salud financiera del sector, “todo en Puerto Rico ha mermado con la crisis, incluida la publicidad”, reconoce Corales, que, aunque asegura que “en la radio estamos sufriendo”, insiste en que “no tanto como los demás medios”.

En ese sentido, defiende que la radio “se ha reinventado” en los últimos años, con alianzas empresariales entre emisoras y con otro tipo de organizaciones.

En la década de los 90 se decía que la industria de la radio movía cerca de 110 millones de dólares al año, una cifra que “ha bajado consistentemente”, según el presidente la organización, que cifró en torno a los 75 o 80 millones de dólares la facturación actual.

“Se sigue invirtiendo en la radio, más que en otros medios, que son más caros y no logran la penetración de la que goza la radio”, asegura, convencido también de que “la primera red social que existe es la radio”.