Tráfico | T 39° H 60%

Estados Unidos | Noticias

Obama presiona a Rusia y pide un alto el fuego en Ucrania tras el siniestro del avión

WUVN News
07/18/2014 2:09 PM
Actualizada: 07/18/2014 10:41 PM

Washington, 18 jul (EFE).- El presidente estadounidense, Barack Obama, pidió hoy un alto el fuego inmediato en el este de Ucrania para permitir una investigación “creíble” sobre el siniestro del avión malasio, y exigió a Rusia detener su apoyo a los prorrusos, a los que EE.UU. apunta como probables responsables del suceso.

Mientras el Gobierno ucraniano y los separatistas prorrusos continúan acusándose mutuamente del siniestro que dejó 298 muertos este jueves, Obama denunció la responsabilidad de Rusia en el conflicto que vive Ucrania y que ha desembocado en la “tragedia de dimensiones inefables” que supuso el derribo de la aeronave.

“Las pruebas indican que el avión fue derribado por un misil tierra-aire que fue lanzado desde un área controlada por los separatistas respaldados por Rusia dentro de Ucrania”, sostuvo Obama en una declaración a la prensa desde la Casa Blanca.

“Y sabemos que esos separatistas han recibido un flujo constante de apoyo de Rusia. Eso incluye armas y entrenamiento, incluye armamento pesado, e incluye armamento antiaéreo”, alertó.

El Pentágono precisó poco después que tiene “pruebas muy sólidas” de que el avión fue derribado por un misil SA-11, un tipo de artefacto tan sofisticado que “es difícil creer que pueda ser utilizado por separatistas sin algún tipo de entrenamiento o apoyo de Rusia”, según su portavoz, John Kirby.

No obstante, Obama destacó que “todavía no se conocen todos los hechos” y evitó responsabilizar del suceso al presidente ruso, Vladímir Putin; pero sí subrayó que Rusia ha “facilitado” la violencia que vive Ucrania desde hace meses y “tiene la capacidad de llevar a los separatistas en otra dirección”.

Putin es quien “tiene el mayor control sobre esa situación (en Ucrania), y hasta ahora, al menos, no lo ha ejercido”, denunció Obama.

Después de meses de tensión en Ucrania, el mandatario consideró que el siniestro “es una alarma para que Europa y el mundo entiendan que hay consecuencias en ese conflicto”, que “no puede contenerse” ni reducirse a una disputa local.

“Este indignante acto nos recuerda que es hora de que se restaure la paz y la seguridad en Ucrania”, subrayó.

El presidente estadounidense destacó la necesidad de permitir que se desarrolle una “investigación internacional creíble” y respaldada por la ONU sobre lo ocurrido con el avión de Malaysian Airlines.

“Para facilitar esa investigación, Rusia, los separatistas prorrusos y Ucrania deben adherirse a un alto el fuego inmediato”, defendió. “No se debe obstruir las pruebas. Los investigadores tienen que acceder al lugar de los hechos”, agregó.

Estados Unidos ha anunciado el envío a Ucrania de un equipo para asistir en la investigación, que estará compuesto por al menos un miembro del FBI y un representante de la agencia de Seguridad para el Transporte (NTSB, por su sigla en inglés), según precisó la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

Obama descartó hoy un posible rol militar de EE.UU. “más allá de lo que ya hemos estado haciendo en colaboración con nuestros aliados de la OTAN” a lo largo de la crisis en Ucrania.

Opinó que ha habido “mucha desinformación en el este de Ucrania” en torno al suceso y advirtió de que “no hay tiempo para la propaganda ni los juegos”, porque es necesario saber “exactamente qué ha ocurrido” y hacer que los culpables rindan cuentas.

También anunció la “terrible” muerte de un ciudadano estadounidense que viajaba en el avión, Quinn Lucas Schansman, que también tenía nacionalidad holandesa.

Schansman era un estudiante de 19 años que creció en Amsterdam y viajaba a Kuala Lumpur con el fin de reunirse con su familia para unas vacaciones, según informó el diario The Washington Post.

En su discurso de hoy, Obama hizo una mención especial a la muerte de varios pasajeros del avión malasio -las autoridades australianas barajan la cifra de 100-, que se dirigían a Melbourne (Australia) para participar en la 20 Conferencia Internacional sobre el sida.

“En este mundo de hoy, no deberíamos olvidar que en medio del conflicto y los asesinatos, hay gente como esta, gente que está centrada en lo que puede construirse en lugar de en lo que puede destruirse (…). Es importante que les elevemos y destaquemos sus vidas. Y es hora de que sigamos su ejemplo”, sostuvo.