Tráfico | T 61° H 83%

Economía | Estados Unidos | Noticias

La industria del tabaco en EE.UU. recibe un nuevo golpe con una sentencia millonaria

WUVN News
07/20/2014 11:52 AM
Actualizada: 07/20/2014 3:32 PM

Miami (EE.UU.), 20 jul (EFE).- La segunda mayor tabaquera de EE.UU., RJ Reynolds Tobacco, prepara una apelación con la cual recurrir uno de los mayores veredictos judiciales emitidos contra una compañía del sector, tras el fallo de un jurado de Florida que establece una indemnización de 23.600 millones de dólares a favor de la viuda de un fumador.

El pasado viernes, un jurado del condado Escambia, en el extremo oeste de Florida, emitió una sentencia a favor de la residente de Pensacola Cynthia Robinson, quien en 2008 entabló una demanda contra la compañía en nombre de su esposo, Michael Johnson, fallecido en 1996 por cáncer al pulmón.

El veredicto, alcanzado tras un juicio que duró cuatro semanas, establece además el pago de 16.800 millones de dólares por parte de la compañía, por concepto de “daños compensatorios”, lo que eleva el monto total hasta más de 40.000 millones de dólares.

“Este veredicto va mucho más allá del ámbito de lo razonable y justo y es totalmente inconsistente con las pruebas presentadas”, manifestó en un comunicado al que ha tenido acceso Efe J. Jeffery Raborn, vicepresidente y asesor legal adjunto de la compañía.

Raborn señaló que la firma apelara el fallo y espera que el “tribunal respete la ley” y ratifique ese “veredicto desmedido”, que obliga al pago de una indemnización “gravemente excesiva e inadmisible bajo las leyes estatales y constitucionales”.

Este caso es uno más de los miles que surgieron tras la demanda colectiva que encabezó el pediatra de Miami Beach Howard Engle contra las principales compañías de tabaco de EE.UU., y que en 2000 se resolvió con una indemnización de 145.000 millones de dólares, la sentencia más cuantiosa por daños y perjuicios en el país hasta ese momento.

La demanda colectiva acusaba a las compañías de engañar a los consumidores y al Gobierno respecto a los peligros que conlleva el consumo de tabaco.

La Corte Suprema de Florida revocó este veredicto en 2006, pero en su resolución dejó abierta la puerta para demandas individuales al establecer que los fumadores y sus familias no tenían que demostrar otra vez que las compañías habían vendido con conocimiento productos defectuosos y que habían ocultado los riesgos del tabaquismo.

Esta decisión, que tras una apelación presentada por las compañías tabaqueras fue ratificada por la misma corte el año pasado, estableció que los fumadores, o sus familiares, solo debían demostrar que su adicción al tabaco fue el origen de sus enfermedades o muertes para poder iniciar un juicio.

“Creo que el jurado ha querido establecer una diferencia”, declaró Willie Gary, uno de los abogados de Cynthia Robinson, y quien manifestó su esperanza de que el veredicto se mantenga luego de la previsible apelación que presentará la firma.

“Toda las cartas fueron puestas sobre la mesa para demostrar cómo la industria del tabaco mintió y falló al no revelar información que pudo haber salvado vidas, y eso es lo que el jurado ha resuelto en este caso”, explicó el abogado, según recoge el medio Pensacola News Journal.

Gary señaló que uno de los objetivos de la demanda es lograr que las compañías dejen de dirigir sus anuncios publicitarios hacia los niños y jóvenes. “Si no conseguimos ni un centavo (con el proceso), está bien, siempre que podamos hacer una diferencia y salvar vidas”, manifestó.

A raíz del “caso Engle”, las grandes firmas de tabaco de EE.UU. han perdido en los últimos años millones de dólares a través de miles de demandas individuales, algunas de las cuales se encuentran en medio de procesos de apelación.

Phillip Morris, el mayor fabricante de cigarros en EE.UU., informó en su más reciente reporte anual que enfrenta más de 4.000 demandas en cortes federales y estatales de Florida.

El año pasado, la Corte Suprema de Florida rechazó la apelación presentada por las principales compañías ante el fallo que mereció la demanda de James Douglas, cuya esposa, Charlotte Douglas, falleció en 2008 por un cáncer de pulmón, y mantuvo la indemnización de 2,5 millones de dólares a favor del denunciante.

El fallo dado a conocer el viernes se produce en la misma semana que Reynolds American Inc., propietaria de R.J. Reynolds Tobacco Company, anunció la compra de Lorillard Tobacco Co., la tercera tabacalera nacional, con lo que se convierte en la segunda mayor compañía de tabaco, por detrás de Altria Group Inc., propietaria de Philip Morris USA, la firma fabricante de Marlboro.

Etiquetas