Tráfico | T 34° H 85%

Estados Unidos | Noticias

EE.UU. dice continuará su “enérgica” campaña para frenar la inmigración ilegal

WUVN News
07/21/2014 10:50 PM

Washington, 21 jul (EFE).- El Gobierno estadounidense se comprometió hoy a mantener la enérgica campaña en marcha para frenar la inmigración ilegal en su frontera sur y destacó que la detención de menores no acompañados se redujo a la mitad entre julio y junio.

La crisis humanitaria desencadenada por la llegada masiva de niños no acompañados a Estados Unidos provocó este lunes una reunión de emergencia del presidente Barack Obama con su Consejo de Seguridad Doméstica.

“Esta tarde el presidente y el vicepresidente (Joseph Biden) se reunieron en la Situation Room (sala de crisis de la Casa Blanca) con el Homeland Security Council (Consejo de Seguridad Doméstica) del presidente para abordar la urgente situación humanitaria en la frontera”, indicó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en un comunicado.

La reunión contó con más de 20 altos funcionarios y asesores de la Administración, entre ellos, el secretario de Defensa, Chuck Hagel, el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, la representante de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power, el jefe del Estado Mayor Conjunto, Martin Dempsey, y los asesores presidenciales Valerie Jarrett y John Podesta.

La Casa Blanca recordó que el encuentro coincide con una caída de “casi la mitad” en las detenciones de menores no acompañados entre julio y junio, según datos preliminares.

Earnest indicó durante su rueda de prensa diaria que, según los datos oficiales, la aprehensión de inmigrantes ha caído a una media de unos 150 por día.

“Se subrayó esta importante caída y el Consejo se comprometió a continuar sus enérgicos esfuerzos a ambos lados de la frontera para disuadir la inmigración ilegal”, informó la Casa Blanca.

La residencia oficial apuntó que “la cooperación sostenida con los líderes centroamericanos y el cuidado adecuado a los detenidos en la frontera”, forma parte de esa estrategia disuasoria.

Los participantes en la reunión de este lunes trataron también la necesidad de abordar “los problemas de raíz de la migración y la necesidad de asegurar los fondos adicionales” de 3.700 millones de dólares solicitados por el presidente al Congreso para hacer frente a la crisis.

La llegada de menores a la frontera, la mayoría procedentes de Centroamérica, ha superado los 57.000 en los últimos diez meses y se estima que podría alcanzar los 100.000 menores a finales de año.

La reunión coincidió con el anuncio realizado por el gobernador de Texas, Rick Perry, de que va a enviar 1.000 soldados de la Guardia Nacional a la frontera con el fin de frenar la llegada ilegal de menores, un tema al que no se hizo alusión en el comunicado emitido por la Casa Blanca.