Tráfico | T 32° H 79%

Espectáculos | Noticias

Omara Portuondo defiende que perdure el “buen hacer” en la música

WUVN News
07/21/2014 7:30 AM

Cartagena (Murcia), 21 jul (EFE).- La cantante cubana Omara Portuondo defiende “el buen hacer y sobre todo el amar lo que se hace” en una profesión en la que ella debutó hace casi siete décadas y en la que ha visto cómo “muchísimas cosas han cambiado”.

Portuondo (La Habana, 1930) recibirá mañana en Cartagena (sureste de España) el premio del festival La Mar de Músicas, cuyo director, Paco Martín, es un buen amigo suyo.

En ese certamen actuara este martes en solitario la “reina” del Buena Vista Social Club, la banda que le ha dado “tantas alegrías”, dice en una entrevista hoy con Efe.

Será una actuación con artistas invitados, entre ellos algunos miembros del Buena Vista, así como el exlíder de Radio Futura Santiago Auserón; Marinah, de Ojos de Brujo; el coro de niños de Cartagena Alba Vox, y una sección de la Orquesta de la Región de Murcia.

Con Auserón interpretará el tema de Isolina Carrillo “Dos gardenias”, que popularizó Antonio Machín, mientras que Marinah la acompañará con la canción “Tal vez”, de Juan Formell, fundador de Los Van Van fallecido el pasado 1 de mayo.

Omara Portuondo actuó por primera vez en Cartagena en 1998, en una edición que estuvo dedicada a Cuba y en la que también estuvo Máximo Francisco Repilado Muñoz, más conocido como Compay Segundo, fallecido hace once años.

La cantante considera todo “un honor” que el festival la haya elegido para el premio. “Realmente me siento muy feliz y honrada, y qué puedo decir de volver a una tierra tan querida y especial para mí, es una doble alegría”, comenta.

Aunque comenzó a subirse a las tablas a los 17 años y el próximo 29 de octubre cumplirá 84, asegura que aún se pone nerviosa cuando tiene que actuar, algo que contrarresta con su amor por la música, que le lleva a “sentir las canciones e interpretarlas con el corazón”.

“Yo creo que siempre he sido muy sincera con la música que interpreto y con el público. A lo largo de estos años he tenido muchas experiencias y el amor del público que viene a mis conciertos es como si fuera mi energía para seguir interpretando”, agrega.

Ese “sentir y vivir” la música es fundamental, tanto para los artistas como para el público, y “cada uno es libre de interpretarla, sentirla y darle el valor que necesite” en cada momento, añade.

La “novia del ‘feeling’”, el estilo al que ella misma dio vida fusionando los ritmos del jazz y la bossa nova, asegura con humor que “nunca formalizará esa relación”, momentos antes de hablar de la evolución que la música cubana en los últimos años, “pero siempre a buen camino”, apunta.

“Cuba es un país que tiene una enorme tradición musical y los jóvenes tienen una buena educación musical, siempre respetando nuestras raíces y tradiciones. Puedo decir que hay mucha calidad musical sin lugar a dudas”, destaca.

Y les da un único consejo: “que trabajen y sobre todo que amen la música que hagan”.

El festival premia a la habanera por su “gran capacidad interpretativa” y por “haber sabido transmitir desde todos los escenarios del mundo durante más de 60 años la esencia y el alma de la música popular cubana”.

El premio se suma así a los muchos galardones recibidos por la dama del bolero cubano a lo largo de su extensa carrera, entre ellos, el Grammy Latino al Mejor Álbum de Música Tropical en 2009, el Premio del Gran Teatro de La Habana en 2011, o el Premio de la Órden Félix Varela de Cuba en 2002.

Etiquetas