Tráfico | T 40° H 77%

Economía | Espectáculos | Latinoamérica | Noticias

Bogotá reabre el mítico Teatro Colón tras seis años de obras de remodelación

WUVN News
07/23/2014 4:51 AM
Actualizada: 07/24/2014 2:01 AM

Bogotá, 23 jul (EFE).- Después de permanecer seis años cerrado por obras de remodelación, el imponente Teatro Colón de Bogotá, una de las joyas arquitectónicas de la vieja capital colombiana, reabre hoy sus puertas tras recuperar el esplendor del siglo XIX.

Esta esperada apertura está a cargo del colombiano Fernando Montaño, más conocido como “Billy Elliot” y una de las figuras del Royal Ballet de Londres, quien presentará, junto a otros nueve bailarines, un espectáculo conformado por fragmentos de obras como “Manon”, “Rhapsody” o “The spectre of the rose”.

Pero más allá de esta representación, los espectadores apreciarán de nuevo los frescos, el color de las vetustas pinturas recuperadas, las yeserías, su arquitectura única y las imponentes escalinatas decimonónicas.

El edificio, ubicado frente al Palacio de San Carlos, la que fuera residencia del liberador Simón Bolívar y hoy sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, es obra del italiano Pietro Cantini y fue inaugurado por primera vez el 12 de octubre de 1892 en el corazón de la Candelaria, el centro histórico de Bogotá.

“El teatro requería un reforzamiento estructural del edificio después de tantos años, se han cambiado las instalaciones hidráulicas, eléctricas, sanitarias, la platea e incluso el escenario”, explicó en una entrevista con Efe el director del Teatro Colón, Manuel José Álvarez.

Se trataba de recuperar el esplendor del siglo XIX pero incorporando la modernidad del siglo XXI, lo que para Álvarez se ha conseguido.

Y no es para menos, si se tiene en cuenta que el proyecto, que en principio se preveía iba a prolongarse dos años, se ha alargado seis con un presupuesto final de 50.000 millones de pesos (27 millones de dólares), lo que los responsables justifican por imprevistos.

“Se pensaba que iba a ser una restauración menor, pero luego nos fuimos dando cuenta que se requería una estrategia más fuerte, un proceso más profundo”, argumentó el director.

Se decidió reforzar la estructura y después la parte patrimonial, aspectos como el telón y las butacas, a lo que se sumaron obras básicas como salidas de emergencia o acceso a discapacitados.

La obra más compleja del nuevo Colón, con un aforo para 868 personas, fue la platea, a la que se debió dotar de inclinación, y la más innovadora el escenario, que ahora puede acoger nuevas mecánicas teatrales, iluminación escénica, audio y vídeo.

“El escenario era una sala del siglo XIX con una caja escénica pequeña e incómoda que no permitía desplazamiento de las escenografías, entonces se construyó una acorde a las necesidades de un teatro del siglo XXI”, subrayó Álvarez.

Todo ello bajo el propósito fundamental que era hacer brillar los innumerables detalles originales del edificio, que ha sufrido diversas restauraciones, la última en los años setenta del siglo pasado, y algunas “poco afortunadas”, en palabras del director.

Tras su reapertura, se espera que el Colón vuelva a ser epicentro cultural de la histórica Bogotá.

“El gran cambio es que va a ser un teatro de producción, no un teatro de alquiler”, aseveró Álvarez sobre esta nueva etapa.

Su programación será “plural, diversa e incluyente” y potenciará la producción propia y la amalgama de estilos, desde música sinfónica a electrónica, hip-hop o circo.

Por el momento están confirmados para los próximos meses el Ballet de Montecarlo; el circo Urban; la opereta “Black el payaso”, en colaboración con la Zarzuela de Madrid; el cuarteto de guitarra “Los Romeros” y el Royal Ballet de Londres, que aporta diez bailarines al espectáculo inaugural.

“Tenemos que estar abiertos a todos los estratos, a todas los géneros de las artes escénicas. Vamos a apostar además por un proceso de formación recuperando saberes y oficios del teatro”, argumentó el director.

De acuerdo a esta lógica, el Colón promete precios asequibles que irán desde 15.000 pesos (8 dólares) hasta 200.000 pesos (108 dólares), lo que costará el Ballet de Montecarlo, el espectáculo más caro de la temporada.

Estudiantes, jubilados, discapacitados y miembros de las Fuerzas Militares siempre contarán con un 50 % de descuento.

Por Cynthia de Benito