Tráfico | T 55° H 83%

Fútbol | Latinoamérica | Noticias

Leandro Romagnoli, el líder emocional de un San Lorenzo ilusionado

WUVN News
07/24/2014 12:32 PM

Buenos Aires, 24 jul (EFE).- Al llegar a la mitad de la cancha levantó las manos y el estadio Nuevo Gasómetro renovó el idilio con Leandro Romagnoli, ese jugador referente que resume la ilusión de San Lorenzo luego de la goleada de ayer sobre Bolívar en el encuentro de ida de las semifinales de la Copa Libertadores.

El ‘Pipi’, de 33 años, en su segunda etapa en el club azulgrana es el símbolo de una institución que pretende saldar una deuda histórica y ganar la primera Copa Libertadores en 106 años.

El número 10, que tiene un precontrato firmado con el club brasileño Bahía para luego de la definición del torneo continental, fue uno de los mejores jugadores en el amplio triunfo por 5-0 ante Bolívar.

Con sus dos precisos envíos al corazón del área de ‘la Academia’ boliviana permitió los primeros tantos con golpes de cabeza de Mauro Matos y Emmanuel Mas.

La novela de su partida al Bahía había generado fricciones en su relación de amor eterno con los simpatizantes de San Lorenzo, que luego de 70 días volvieron a retomar este sueño de ser campeones de América.

“Tenía la cabeza en lo que se venía hablando, se acercaba la fecha y cuando firmé el precontrato pensé que era lo mejor pero después no sabía si quería irme o no”, fue la frase que dejó en la previa del duelo ante los bolivianos.

La gran actuación de Romagnoli, que fue de menor a mayor en los 60 minutos que jugó ante Bolívar, desembocó en un aplauso espontáneo y extenso sumado al grito de “Pipi, Pipi” para despedirlo cuando fue reemplazado por Pablo Barrientos.

Con casi una década vistiendo los colores del Ciclón, Romagnoli busca su quinto título luego de los torneos locales Clausura 2001 e Inicial 2013, y los internacionales Copa Mercosur 2001 y Sudamericana 2002.

Romagnoli sintetiza la ilusión de los hinchas de San Lorenzo, que la semana próxima viajará a La Paz en busca de sellar el pasaporte a su primera final de Copa Libertadores, ese trofeo que desvela a todo el pueblo azulgrana.