Tráfico | T 50° H 86%

Espectáculos | Noticias

Sector puertorriqueño de Loíza festeja 50 aniversario de festival de la bomba

WUVN News
07/27/2014 6:51 PM
Actualizada: 07/27/2014 9:41 PM

Loíza (Puerto Rico), 27 jul (EFEUSA).- Cientos de personas acudieron hoy al sector de Medianía, en Loíza, al este de San Juan, para celebrar el 50 aniversario del Festival Internacional de Bomba, uno de los dos géneros de música autóctona de Puerto Rico.

Raúl Ayala, uno de los organizadores de la actividad, explicó a Efe que el evento se lleva a cabo en Medianía porque fue su padre, Castro Ayala, quien comenzó a tocar el ritmo de la bomba, que junto a la plena componen los dos ritmos propios de la isla caribeña.

“Llevamos y nos mantenemos haciendo este festival desde hace medio siglo con el propósito de mantener vigente el género de la bomba y propulsarlo a más generaciones”, indicó Raúl Ayala, uno de los 18 miembros que componen el grupo Los Hermanos Ayala.

Los inicios de la bomba se remontan a los tiempos de los esclavos africanos que se diseminaron por el Caribe tras la revolución haitiana de finales del siglo XVIII y que llegaron a Puerto Rico por el oeste.

La historia resalta que en los bailes del tambor, los africanos esclavizados celebraban bautismos y uniones y también planteaban rebeliones, por ello, estos festejos sólo estaban permitidos los domingos y los días de fiesta de las iglesias.

Ayala indicó que la diferencia entre la bomba de Loíza frente a la de Ponce, la segunda ciudad de mayor importancia de Puerto Rico al sur de la isla, es que en la de su área los barriles van más rápidos.

Rafael Cepeda, uno de los miembros de la familia Cepeda -otra de las destacadas agrupaciones de bomba en Puerto Rico-, acudió al festival del domingo, en el que además danzaron grupos de baile de plena de distintas ciudades de Estados Unidos.

La familia Cepeda ha mantenido vigente el género musical autóctono de Puerto Rico, la bomba, durante más de cincuenta años mientras compite con otros ritmos caribeños a los que ha influido como la salsa, la plena y el reguetón.

Jesús Cepeda, el sexto de los doce hijos de Rafael Cepeda (1910-1996), conocido como el “patriarca de la bomba”, y Caridad Brenes, dijo en una pasada entrevista a Efe que el propósito actual de la familia es “seguir la obra, pensamiento y legado” de su padre.

“Ahí empieza esta batalla en las haciendas, en las siembras de caña de las centrales y los africanos se mezclan con el indio y español. Ahí nace nuestra bomba”, indicó.

El músico dijo que los tambores que usaban los africanos los hacían a partir de los barriles de alcohol y que este género está muy ligado a la religión yoruba que profesaban los esclavos.

Los repiques de la bomba los componen los tambores: el buyador, el primo y el cuá; las maracas y los cánticos de los coros, mientras una pareja o un bailarín realizan sus pasos dependiendo del ritmo que marca la percusión.

“Estos tambores son sólo de cultura material. Pero al momento de meterle las manos y repercutir los ritmos, y siendo personas espirituales, respondemos al sonido. Detrás de esos tambores hay una historia religiosa”, aseguró Cepeda.

Añadió que el tambor es una representación religiosa, similar a la de otras culturas y sirve para pedir más siembra y que mejoren las condiciones climatológicas.