Tráfico | T 56° H 53%

Economía | Latinoamérica | Noticias

Unas 3.900 familias han sido beneficiadas por Acciona Microenergía Perú

WUVN News
08/08/2014 2:06 PM

Lima, 8 ago (EFE).- Unas 3.900 familias de zonas rurales de la región Cajamarca, en el norte de Perú, han sido beneficiadas hasta el momento por Acciona Microenergía Perú, una asociación sin fines de lucro constituida en 2009 por la Fundación Acciona Microenergía de España, afirmó hoy a Efe su representante en Perú.

“El propósito de esta empresa es facilitar el acceso a una energía básica a las poblaciones que se encuentran en zonas rurales muy aisladas y no cuentan con acceso a la red eléctrica, ni están consideradas en un corto o mediano plazo dentro de un plan de electrificación convencional”, explicó la representante de Acciona Microenergía Perú, Jessica Olivares.

Indicó que la organización se encarga de proveer del servicio básico de electricidad con energías renovables (mediante paneles solares) a comunidades rurales aisladas de Cajamarca, una región ubicada a más de 870 kilómetros de Lima.

“Se han desarrollado 5 proyectos aproximadamente, todos partiendo de un mismo propósito, lo que varía son las zonas de intervención, pero siempre manteniéndose en la región Cajamarca”, acotó.

Esta semana comenzó el quinto proyecto, cuya etapa de ejecución debe terminar dentro de un mes y medio, tras lo cual se desarrollarán talleres con las autoridades y comunidades.

“La parte de electrificación estaría terminando en un mes y medio, con lo cual estaríamos llegando ya a 3.900 familias beneficiarias, a un promedio de 4,2 miembros por cada una”, explicó.

Olivares detalló que la Fundación Acciona escogió a Cajamarca para desarrollar el proyecto “por varios factores”, entre los que estuvo que “es la región que tiene el coeficiente de electrificación más bajo” del país.

Una primera etapa de trabajo permitió establecer un mecanismo de confianza con las comunidades, ya que la zona ha sido afectada en los últimos años por conflictos con la minería.

“Se ha hecho todo un trabajo comunitario, porque nosotros partimos de que la sostenibilidad del proyecto no solo es económica, sino que tiene que ver con la sostenibilidad social”, indicó.

Aunque Acciona Microenergía Perú es “autosostenible”, coordina sus labores con la Fundación y también recibe financiación de distintas fuentes cooperantes internacionales.

La Fundación colabora, además, con su programa de voluntariado y el proyecto, que se aplicó por primera vez en Perú, ya “se está replicando en México desde hace un par de años”, destacó.

Olivares dijo que el proyecto ofrece “algunos beneficios transversales”, que han permitido capacitar a 40 usuarios como técnicos instaladores y expertos en mantenimiento de sistemas.

“Ahora estamos preparando la siguiente capacitación en un piloto en emprendeduría, queremos que puedan implementar un pequeño negocio en su misma vivienda” que permita la venta de artefactos y accesorios, entre ellos los focos o bombillas, muy difíciles de conseguir en esa zona aislada del país, sostuvo.

Olivares dijo que la iniciativa “sin que sea un modelo innovador, es un modelo que ha funcionado” y demuestra que “en la simplicidad pueden funcionar las cosas si es que se hacen correctamente”.

“Nosotros no le regalamos nada a nadie, los sistemas que instalamos en las viviendas son propiedad siempre de Acciona Microenergía Perú, es un modelo de cesión de uso”, anotó.

Por el servicio, los usuarios pagan una tarifa regulada por el Gobierno y que llega a los 10 soles (3,5 dólares) mensuales, ya que se beneficia con el sistema de “subsidio cruzado” que pagan todos los consumidores de energía eléctrica del país.

“No depende del tesoro público por lo cual es bastante sostenible. Uno de los grandes logros que hemos podido conseguir es tener una tasa de morosidad de poco menos de 0,3 %… ese cumplimiento se traduce en satisfacción y valoración del beneficio que se está dando”, destacó.

Olivares se mostró optimista sobre el futuro de la asociación que, según dijo, ya tiene “un modelo financiero proyectado a 20 años”, además de una estabilidad económica actual que establece que “lo que se genera hay que reinvertirlo en el proyecto”.