Tráfico | T 43° H 37%

Latinoamérica | Noticias

Orden católica confirma implicación de cura chileno en adopciones irregulares

WUVN News
08/12/2014 4:11 PM

Santiago de Chile, 12 ago (EFE).- La congregación católica de los Sagrados Corazones confirmó hoy en Santiago, tras una investigación de cuatro meses, que el sacerdote de esa Orden Gerardo Joannon participó en casos de adopciones irregulares en los años 70 y 80 y desvelados el pasado abril.

Así lo informó ante los periodistas Álex Vigueras, el superior provincial de la Orden, quien instó a Joannon, de 77 años, a realizar un gesto de reparación y pedir perdón a las familias afectadas.

Asimismo, dijo que la congregación decidió que Joannon viaje a España el próximo octubre, para vivir en un convento y reflexionar sobre lo sucedido.

La red de adopciones ilegales, que es investigada también por la Justicia chilena, incluía la simulación de la muerte de bebés, habitualmente hijos de adolescentes solteras pertenecientes a sectores de altos ingresos, que eran entregados en adopción a otras familias.

En la red, según han avanzado las investigaciones, participaban médicos, matronas, enfermeras y monjas, además del cura Joannon.

En este contexto, Álex Vigueras ofreció hoy disculpas públicas a las familias que se vieron involucradas en el caso, “por no haber realizado todo lo necesario” cuando contaron con los primeros antecedentes.

La investigación religiosa, que estuvo a cargo del canonista salesiano David Albornoz, acreditó que Joannon mantiene hasta hoy “una relación inapropiada” con María Carolina Celedón, una de las madres afectadas, cuya historia fue clave para conocer las entregas de menores “no deseados” que fueron reveladas por primera vez por el sitio de investigación periodística “Ciper”.

En concreto, el cura mantiene desde hace más de 30 años con Celedón, que en 1983 perdió a su hija recién nacida, después de quedar embarazada de Andrés Rillón, hijo de un conocido comediante chileno del mismo nombre.

La investigación también estableció que Joannon ofició misas fúnebres en recuerdo de la bebé, a sabiendas de que estaba viva, según testificaron familiares y amigos de Rillón.

El padre de la niña logró encontrarla tras una investigación personal hace algunos años.

En paralelo, Joannon ha sido investigado en el juicio que lleva adelante el juez Mario Carroza, quien indaga los casos de presuntas sustracciones de menores ocurridas en clínicas y hospitales.

Los resultados de la investigación canónica serán entregados al superior general de los Sagrados Corazones, Javier Álvarez-Ossorio, quien decidirá si ésta será enviada al Vaticano para una sanción mayor, dijo Vigueras.