Tráfico | T 36° H 55%

Clima | Noticias

Siguen buscando a 18 desaparecidos una semana después de las lluvias en Japón

WUVN News
08/26/2014 11:17 PM

Tokio, 27 ago (EFE).- Las autoridades japonesas continúan buscando hoy a las 18 personas que permanecen desaparecidas por las lluvias torrenciales que cayeron al oeste de Japón cuando se cumple una semana de esta catástrofe que ha dejado por el momento 70 muertos.

Las precipitaciones récord registradas en la madrugada del martes al miércoles en la localidad de Hiroshima provocaron desplazamientos de tierra, inundaciones y flujos de barro que se llevaron por delante centenares de viviendas ubicadas en las faldas de las montañas.

Cerca de 3.000 bomberos, policías y efectivos de las Fuerzas de Autodefensa (Ejército) siguen participando día y noche en las tareas de rescate entre escombros y toneladas de barro, aunque su trabajo se ve dificultado por el riesgo de desprendimientos y corrimientos de tierra provocados por nuevas precipitaciones.

Las últimas cifras oficiales elevan a 70 el número de fallecidos, un balance que se elevará a 88 a menos que alguno de los desaparecidos sea hallado vivo, informó la cadena estatal NHK.

Las autoridades locales han hecho públicos los nombres y direcciones de las personas que continúan desaparecidas con vistas a facilitar su búsqueda, aunque siete días después de la catástrofe quedan pocas esperanzas de encontrarlos con vida.

Asimismo, unas 1.400 personas cuyas viviendas quedaron dañadas o destruidas se encuentran evacuados en alojamientos temporales como escuelas y otras instalaciones públicas.

El elevado número de víctimas y de daños materiales se debe a las precipitaciones récord registradas en la zona y a la tipología del terreno, que se derrumba con facilidad cuando está saturado de agua.

En la localidad occidental de Hiroshima cayeron en solo tres horas unos 200 milímetros de agua, el equivalente a la que se recoge normalmente en todo el mes de agosto en esta región montañosa.

El Gobierno central y las autoridades locales recibieron críticas por no haber emitido una alerta de evacuación hasta una hora después de producirse las primeras alarmas y avisos a los bomberos.

En 1999, otras precipitaciones torrenciales en el mismo área dejaron 32 muertos o desaparecidos.