Tráfico | T 57° H 64%

Economía | Latinoamérica | Noticias

El Banco Central chileno recorta la previsión de crecimiento de 1,75 por ciento a 2,25 por ciento

WUVN News
09/03/2014 1:28 PM
Actualizada: 09/03/2014 7:23 PM

Santiago de Chile, 3 sep (EFE).- La economía chilena crecería entre un 1,75 % y un 2,25 % en 2014, informó hoy el Banco Central, debido a una desaceleración más intensa que la prevista, lo que impulsó al Gobierno a lanzar una plan de inversión por unos 500 millones de dólares para dinamizar el último tercio del año.

El organismo recortó así la previsión que había hecho en junio, cuando estimó una expansión de la economía entre 2,5 % y 3,5 % para este año, cifras que ya representaban una baja desde el 4,1 % registrado en 2013, en el momento en que ya se hacían sentir signos de decaimiento, particularmente en la inversión.

En su Informe de Política Monetaria (Ipom) presentado ante el Senado, el presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, pronosticó también una inflación anual cercana al 4 %, mientras la inversión caería un 4,2 % y el consumo sólo crecería un 2,6 %.

Para 2015, anticipó una expansión de la actividad de entre 3,0 % y 4,0 %.

“La desaceleración de la economía era, en parte, un fenómeno esperado”, señaló Vergara.

Ello debido al fin del ciclo internacional de altos precios de materias primas y a condiciones financieras externas más restringidas.

Chile se ha visto impactado por el retroceso del precio del cobre, su principal producto de exportación, y por la maduración del ciclo de inversión minera que se asoció a la reconstrucción tras el terremoto de 2010.

Más recientemente se ha sumado otro factor, que es el menor crecimiento de los ingresos laborales reales, lo que ha afectado negativamente el consumo privado, señaló Vergara.

Subrayó que “el debilitamiento de la actividad y del gasto, tanto del consumo como de la inversión, ha ido más allá de lo que se preveía”, lo que, a su juicio, coincide con un deterioro importante de las expectativas de consumidores y empresas durante 2014.

Según el análisis del Banco Central, este deterioro se ha dado en un contexto en que el impulso monetario ha aumentado significativamente, con rebajas de la tasa de interés de 150 puntos base desde octubre de 2013 y el mantenimiento de un sesgo expansivo.

El ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, comentó que las previsiones “son completamente consistentes con lo que hemos venido diciendo desde el Gobierno”.

Agregó que el país tiene todas las fortalezas para recuperarse a través de una política monetaria expansiva y una política fiscal que, con mayor inversión pública, le sume el dinamismo necesario a nuestra economía para recuperar nuestros niveles de crecimiento y generar más empleo”.

De hecho, la presidenta Michelle Bachelet anunció el lunes un plan por 500 millones de dólares para promover la inversión pública y privada e intentar acelerar el paso de la economía en el último trimestre del año.

La mandataria dijo hoy que su Gobierno está trabajando con fuerza para enfrentar la desaceleración económica del país y que las medidas que ya ha adoptado para reforzar la inversión pública permitirán crear más empleo y crecimiento.

“Lo primero es tomar todas las medidas necesarias que ya hemos anunciado a nivel nacional, pero también a nivel regional para que nuestra economía retome cuanto antes un ritmo mayor de crecimiento”, dijo.

No obstante, el recorte en las previsiones del Banco Central no fue bien evaluado por algunos parlamentarios.

“Las cifras no son auspiciosas”, dijo el senador oficialista Eugenio Tuma. “Este informe tiene influencia en las decisiones políticas que tiene que tomar no sólo el sector público, sino también el privado”, añadió.

Más crítico fue el presidente del principal partido opositor, la Unión Demócrata Independiente (UDI), el diputado Ernesto Silva, quien afirmó que “pareciera que la presidenta está desconectada del Chile que se está viviendo y elude la responsabilidad del Gobierno que está dirigiendo el país de lo que sucede en la economía”.

“A veces pretenden que a la economía a la cual le han disparado un misil se repare con aspirina”, agregó.

El Banco Central también revisó a la baja el crecimiento de la demanda interna en 2014, especialmente en su componente de inversión, mientras que se espera como contraste un mayor impulso del gasto público.

En el plano interno, un elemento que se evalúa es que el crecimiento de la actividad y la demanda sea menor que lo proyectado y que no se revierta la tendencia de deterioro generalizado de las expectativas.

Frente a la recuperación de la actividad en 2015, Vergara dijo que “aunque moderada, se sustenta en el mayor impulso monetario y las menores tasas de mercado; en un mayor impulso fiscal; en un mayor crecimiento de los socios comerciales; en la depreciación real del peso y en una mejora de las expectativas privadas”.